Una historia dispareja

8 septiembre, 2010 at 23:26 (Sin categoría)

Hablar de la trayectoria de la luchas independistas es retornar la memoria a un pasado que estuvo marcado por la crueldad, la injusticia y una gran falta de reconocimiento a la mujer; pero que a su vez estuvo lleno de valentía, honor y perseverancia, pues podemos ver en la historia que la participación de la mujer en la campaña libertadora fue valiosa y significativa para lograr aquellos triunfos de los que hoy nos sentimos presuntuosos, triunfos que nos dieron la sensación de ser una Colombia libre y soberana… fueron muchos los obstáculos que las mujeres tuvieron que enfrentar,  pues pertenecieron y pertenecen a una sociedad con una cultura mayoritariamente machista donde eran preparadas para las labores hogareñas y eran vistas como personas que no podían hacer un aporte real a la sociedad; y fueron estos pensamientos los que no permitieron a los hombres ver y entender el gran potencial y de todo lo que tenían para ofrecer pues además de todas las virtudes que como mujeres poseían, eran personas luchadoras capaces de conquistar el mundo con la feminidad que les caracteriza.

Entonces, ¿por qué a los libros de historia les resulta tan difícil aceptar que las mujeres participaron en la “independencia” que celebramos en esta época?, ¿Por qué es tan complicado admitir que tantas heroínas entregaron alma y cuerpo en los campos de batalla? Existieron mujeres valiosas, mujeres con la capacidad de decirle al mundo quienes eran en realidad, porque tenían muy en claro lo que podían ofrecer y sabían perfectamente que no eran menos que nadie por lo tanto lucharon por una sociedad con cimientos en la justicia y la igualdad social, luchaban por la paz de sus hogares. Es de orgullo afirmar que nunca se dieron por vencidas, jamás permitieron que el mundo que las regia acabara con sus sueños e ideales y que ahora son un ejemplo para imitar.

Nada que celebrar

Nada que Celebrar

Hablar de aquellas mujeres cuyos nombre lograron pasar a la historia, es un motivo de complacencia y  orgullo, pues existen mujeres como Manuelita Sáenz, cuya memoria no radica solo en su relación con Bolívar, si no en el temple y la calidad de liderazgo que tuvo esta heroína durante los años de lucha, sus amistades la consideraban una pieza valiosa en la gesta emancipadora, mientras que sus enemigos la veían como una amenaza por el poder que esta mujer llego a tener, mujeres como Policarpa Salavarrieta, que fue una importante revolucionaria, desde muy joven se incorporo a la lucha y entrego su alma en la independencia, fue una mujer con bases solidas y sueños firmes, capaz de darlo todo por ser vista de una manera justa e igualitaria. ¡Qué triste ver cómo han sido marginadas!; aquellas mujeres murieron por la patria quizá con mayor valor que aquellos héroes tan renombrados en todo momento… ¿acaso se olvidaron que existieron y aun existen mujeres con altura de conocimientos y sacrificio por su nación?

El día de su muerte ‘La Pola’, como se conocía a la mártir Policarpa Salavarrieta, ilumino las almas de los que estuvieron presentes en el día de su ejecución. “Pueblo indolente, cuan diversa seria hoy nuestra suerte, si conociereis el precio de la libertad, ved que aunque mujer y joven, me sobra valor para sufrir la muerte y mil muertes mas”

Ahora pregunto ¿seguiremos cruzados de brazos mientras se agotan las libertades ciudadanas?, ¿seguiremos practicando la filosofía de la indiferencia y el engaño?, voluntad es lo que falta, actuemos ya en la medida de nuestras posibilidades, no permitamos que esta Colombia que todos queremos se desborde en nuestras manos, construyamos una patria que sea fuente de luz y de progreso y no falta de esperanza.

Todo exitoso final tiene un inicio que inmediatamente no reconocemos como oportunidad, al fin y al cabo la independencia fue la culminación de la colonia nada más y nada menos que: tres siglos de dominio español. Sin duda alguna, más de una vez nuestros oídos escucharon… TODO TIEMPO PASADO FUE MEJOR… pero, ¿creen ustedes que es cierto?, eso depende, depende de cómo miremos el futuro, de si con cada uno de nuestros actos ayudamos a construir una Colombia nueva, Todos sin excepción debemos convertirnos en constructores de un mejor amanecer en el que de corazón todos tengamos una sola bandera  y que podamos gritar a una sola voz: ¡viva Colombia! Que sintamos el orgullo de ser Colombianos y que nos sintamos mas orgullosos aun de no olvidar de la historia a cada uno de sus participantes, y que todos sean tenidos en cuenta por igual, pues es entre todos, hombre y mujeres, trabajando hombro a hombro es que se construye este país que todos soñamos y deseamos.

Nota del Editor: Se agradece públicamente a la señorita Diana Fernanda Echeverri Naranjo ( http://unrayodeluz.jimdo.com/ ) cuyo escrito para la final intercolegiada de oratoria sirvió como base de la entrada que se publica hoy. Muchas gracias ay a seguir escribiendo de la manera que lo haces

1 comentario

  1. Tweets that mention Una historia dispareja « Gacaq -- Topsy.com said,

    […] This post was mentioned on Twitter by German Alonso, German Alonso. German Alonso said: Aca les dejo el link del post https://gacaq.wordpress.com/2010/09/08/una-historia-dispareja/ espero les guste y comenten […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: