Violencia, Subversión y Ejércitos Ideologicos

31 mayo, 2009 at 12:21 (Constitucion Politica)

En muchas ocasiones no se puede hablar de un carácter apolítico de las instituciones militares, mas aun cuando estas se encuentran a ordenes de los regímenes; las clases dominantes y la oligarquía convirtieron a los institutos militares en baluartes del conservadurismo y la reacción y cómplices del mantenimiento de regímenes ilegítimos, entreguistas represivos y antinacionales.

La politización de estos ejércitos con el fin de defender los regímenes y no al pueblo, a la sociedad 0 al país, crea grandes diferencias sociales acompañadas de pobreza y poca educación; son estas situaciones en las que la ausencia de las fuerzas estatales da lugar a la subversión en las clases marginales, sea armada o ideológica, generada por la lucha de clases.

Se podría llegar a pensar que los ejércitos siempre deben de tener un enfoque político, pues a la larga son la defensa armada de los gobiernos contra los ataques internos y externos; pero si lo tomamos en el sentido correcto, son la defensa del estado soberano, del estado social de derecho no de las políticas gubernamentales.

Es cuando nos enfrentamos a esta idea errada del papel que desempeña las fuerzas armadas que surgen debates erróneos en los cuales cualquier persona que piense en contra de las politicas gubernamentales es considerado subversivo, y en nuestro caso, como guerrillero; esto a la larga provoca que todo aquel que diverja del actual gobierno sea considerado una amenaza y por consiguiente un objetivo militar, un asunto de defensa.

La lucha de clases sociales mas la politización errada de los ejércitos genera violencia armada, pues el unico lugar de encuentro se convierte en las selvas donde las ideas de un lado y de otro caen al son de las balas y el acero, con el olor de la sangre, de la injusticia y con la desazón de que muchas de estas ideas, correctas o erróneas, jamás serán escuchadas.

Es en el aspecto social donde políticas como la actual, de “Seguridad Democrática”, han tenido un gran éxito contra la lucha de las guerrillas, pues su gran impacto no se encuentra en el hecho de que se acorrale militarmente a los lideres guerrilleros, su éxito radica en el hecho de que el Estado ha recuperado su presencia en lugares donde no la hacia en otros gobiernos.

Claro que así como cosas buenas, también se tienen cosas malas, pues la fuerte politización del actual Ejercito ha generado la estigmatización de diferentes sectores sociales, que expresan ideas diferentes a la del actual gobierno, como guerrilleros y subversivos solo por pensar diferente, llevandolo incluso a la violación de los derechos humanos. La politizacion del Ejercito Nacional radica en que ya no defiende el estado social de derecho que se encuentra legitimado en la constitución, pues el individuo dejo hace mucho tiempo de estar por encima de las instituciones.

Para finalizar, quiero compartir con ustedes un poema de Nicolás Guillen de 1937, que puede expresar el sentimiento de muchas personas.

NO SÉ POR QUÉ PIENSAS TÚ

No sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo,
si somos la misma cosa
yo,
tú.
Tú eres pobre, lo soy yo;
soy de abajo, lo eres tú;
¿de dónde has sacado tú,
soldado, que te odio yo?
Me duele que a veces tú
te olvides de quién soy yo;
caramba, si yo soy tú,
lo mismo que tú eres yo.
Pero no por eso yo
he de malquererte, tú;
si somos la misma cosa,
yo,
tú,
no sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo.
Ya nos veremos yo y tú,
juntos en la misma calle,
hombro con hombro, tú y yo,
sin odios ni yo ni tú,
pero sabiendo tú y yo,
a dónde vamos yo y tú…
¡no sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo!

NO SÉ POR QUÉ PIENSAS TÚ

No sé por qué piensas tú,

soldado, que te odio yo,

si somos la misma cosa

yo,

tú.

Tú eres pobre, lo soy yo;

soy de abajo, lo eres tú;

¿de dónde has sacado tú,

soldado, que te odio yo?

Me duele que a veces tú

te olvides de quién soy yo;

caramba, si yo soy tú,

lo mismo que tú eres yo.

Pero no por eso yo

he de malquererte, tú;

si somos la misma cosa,

yo,

tú,

no sé por qué piensas tú,

soldado, que te odio yo.

Ya nos veremos yo y tú,

juntos en la misma calle,

hombro con hombro, tú y yo,

sin odios ni yo ni tú,

pero sabiendo tú y yo,

a dónde vamos yo y tú…

¡no sé por qué piensas tú,

soldado, que te odio yo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: